Conectarse

Recuperar mi contraseña

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros

El Globo.

Ir abajo

El Globo.

Mensaje por Miss_W el Dom Abr 04, 2010 11:08 pm

El globo

Había una vez, una pequeña niña con unos bucles marrones y una sonrisa adorable. Ella vivía con su madre, a las afueras de la ciudad, su papi se había ido a comprar leche una noche hace meses y todavía no regresaba. Seguro no había la leche que él quería en el super de por su casa y había tenido que ir más lejos…

Esa mañana, su mami le había llevado al parque donde siempre jugaba y después habían ido a una tienda de dulces. La pequeña niña escogió caramelos de todos los colores y sabores con una gran sonrisa en el rostro.

Cuando estaban regresando a su casa, su papá les dio el alcance. Ella quería correr a abrazarlo, pero su mamá la cogió fuerte. Frunció el ceño, confundida, ¿por qué no la dejaba ir? Su padre ni siquiera la miró, sólo comenzó a gritarle a Eleonora, la mujer que le había dado la vida. Sus ojos comenzaron a picarle, tenía tantas ganas de llorar… ¿Por qué sus papitos se decían tantas cosas feas?

Volteó su carita, roja por aguantarse las lágrimas, hacia otro lugar, como si pudiera hacerlos desaparecer sólo con dejar de mirarlos. En la esquina de la calle en donde estaban, había un señor vendiendo globos. Globos de todos los colores como sus caramelitos.

Se soltó del agarre de su mamá, que estaba muy concentrada peleando como para darse cuenta de otra cosa, y se acercó con una pequeña sonrisa. Miró cada uno de los globos, observando especialmente un gran globo rojo: el más bonito que había visto en mucho tiempo. Su mirada se entristeció cuando un señor gordito lo compró, pero luego se sorprendió cuando él se agachó a su altura, con una sonrisa extraña.

—¿Te gusta? —preguntó el hombre. Ella asintió con timidez, mientras se sonrojaba; el señor gordito sonrió aún más—. Te lo doy si me acompañas a comer un helado —Su mami siempre le había dicho que no hablara con extraños y menos les recibiera algo, pero… ¡El globo era muy bonito! Además sus papas seguían peleando, regresaría antes de que ellos se dieran cuenta.

—Eta bien. —Tomó su mano y se dejó llevar por el señor del globo, con una gran sonrisa.
Y así, sin darse cuenta, el cuento de la niña de los bucles se transformó en uno de los tantos cuentos de terror de todos los días.


[Sí lo sé, estoy loca. Eso pense.]
avatar
Miss_W

Mensajes : 4
Puntos : 14
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 04/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.